Abrirse al prodigio de lo nuevo, a lo otro siempre otro, que cada cosa tiene de originario,                        de posible y tal vez de inagotable:

al prodigio siempre otro de lo que cada apertura da lugar a crear

Hugo Mujica

El formato de esta práctica es muy sencillo: 

Hay una primera fase de preparación corporal con ejercicios de conciencia corporal, meditación o con música.

Luego empieza la secuencia de movimiento auténtico en sí.
Se trabaja con un círculo de testigos, lxs que se mueven lo hacen dentro de ese círculo, sin música y los ojos cerrados. Luego se cambia y los que fueron testigxs se mueven y los que se movieron son testigxs. Se termina el trabajo con una elaboración con la palabra, también llamada círculo de testimonio.

 

Algunas palabras clave para describir este trabajo son: impulso, explorar, curiosidad, escucha, atención, presencia, testigo, entrega, conciencia, investigar, no juicio, testigo interior...

Nuestro cuerpo es el contenedor de la memoria individual, colectiva y de la especie. El Movimiento Auténtico nos permite desplegar esas memorias, abriéndonos a una realidad más profunda.

Es una práctica que fomenta una gran introspección y sin embargo a la vez, dado que nos movemos con otras personas, también nos da la oportunidad de observarnos en nuestro contacto con el otro.

Este trabajo está dirigido a todo/a aquél/la, que desee profundizar en su autoconocimiento y en su conexión con el mundo y la vida. No requiere ningún conocimiento previo. Puede ser para cada unx, según su momento vital, una práctica expresiva y creativa, una herramienta terapéutica o una práctica espiritual o todas a la vez... 

Contáctanos